fbpx

Tuesday, 4th of October 2022

     

 

Tuesday, 4th of October 2022

     

 

PAGA TUS FACTURAS

Los frenos son uno de los sistemas de seguridad más importantes del automóvil. De su mantenimiento depende el óptimo funcionamiento y muchas veces, la vida de los ocupantes del vehículo.

 

La mayoría de conductores, esperan a que alguna pieza del vehículo deje de funcionar para entrar a revisar el motor. La prevención es la mejor herramienta que se tiene para el óptimo funcionamiento de todos los sistemas de carro y además previene daños más grandes, emisiones más contaminantes y desperfectos permanentes.
Junto con los neumáticos, los frenos son parte vital del automóvil y si bien la experiencia y capacidad de reacción del conductor es crucial, también es importante que los frenos funcionen cuando deben funcionar para detenerse a tiempo en el momento justo.


Las pastillas de freno, que pueden encontrarse en diferentes materiales (cerámica, metálicas, etc.) son parte de la comunicación del conductor con las llantas, generando fricción para detener la marcha. Es posible prevenir algunos daños y realizar un mantenimiento que alargue su vida útil y su funcionamiento sea más confiable.
Una buena forma de prevenir desgastes innecesarios es evitar los frenados bruscos y utilizar el freno de motor cada que sea posible, como en los tramos previos a un semáforo. También es posible prevenir daños mayores atendiendo ciertas alertas que nos indicarán que algo falla.


El Ruido

Un chirrido característico de fricción metálica puede ser una alerta. Las pastillas pueden estar al máximo de su desgaste y si se deja pasar mucho tiempo, puede llegar a comprometer los discos, lo cual sería un daño mucho más grave.


El Pedal

Si el recorrido del pedal para poder realizar el frenado, es cada vez más largo y se dificulta mucho obtener una frenada limpia y de reacción rápida, entonces es momento de hacer una revisión porque definitivamente algo no funciona bien.


La distancia

A medida que se van desgastando las pastillas de freno y otros elementos, el recorrido que hace el automóvil para frenar es cada vez mayor, aumentando el riesgo en una situación límite en la que reaccionar a tiempo y a distancia es necesario y vital.


Los Testigos

Es necesario también prestar especial atención al encendido de las luces del tablero, ya que los sensores nos permiten saber si existe alguna falla potencial y de inmediato llevarlo al taller para realizar un diagnóstico preciso.


En general, no existe una cifra exacta de kilometraje a la cual hacer la revisión de los frenos, de acuerdo al uso y abuso de cada conductor, se recomienda en promedio revísarlos cada 20.000 kilómetros, teniendo en cuenta que el desgaste, en muchos casos es mayor en las pastillas delanteras comparado con las traseras, que tienen una vida útil más larga.